was successfully added to your cart.

Hoy te revelamos un secreto maravilloso por el que tienes que bucear

By April 21, 2020Uncategorized

Hoy te vamos a compartir uno de los motivos de gran peso por las que aprender a bucear. Porque el buceo es la pasión qy nos ha demostrado que te puede cambiar la vida como ha hecho con nosotros.

Mucha gente piensa que es un deporte peligroso, claustrofóbico y en el que te puede comer un tiburón, nada más lejos de la verdad.

El submarinismo es un deporte fácil y seguro con el que solo necesitarás saber nadar para empezar. Son tan grandes los márgenes de seguridad con los que nos metemos al agua y practicamos este deporte, que es conocido como el deporte de riesgo más seguro del mundo.

¿Piensas que el buceo no es para ti? Aquí tienes una de razones fjndamentales y beneficios por los que aprender a bucear.

Muchas veces nos planteamos nuevos retos y experiencias para enriquecer nuestras vidas.

Practicar deportes y ponernos en forma, viajar a lugares exóticos y conocer diferentes culturas… Aprender nuevas cosas como fotografía o naturaleza. A lo mejor te gusta participar en actividades solidarias y poner tu granito de arena a la conservación y el medio ambiente. O simplemente necesitas desconectar, relajarte y disfrutar del paisaje.

Quizás te gustaría mejorar tu vida social y conocer gente nueva, o bien dar un giro a tu relación de pareja porque está estancada y necesitáis nuevos alicientes.

Estás de suerte. El submarinismo engloba todas éstas y muchas más razones, que estamos seguros que van a hacer que quieras aprender a bucear, ya.

Allá van.

#1: Hacer ejercicio.

Todo el mundo sabe que una vida sedentaria no es nada buena para la salud. Los deportes convencionales te pueden parecer demasiado duros o aburridos. Por el contrario el buceo recreativo es apto para todas las edades y no necesariamente tienes que ser un atleta para aprender a bucear.

Como en todos los deportes acuáticos, en el submarinismo tonificas los músculos al encontrarte en un medio más denso mientras te lo pasas en grande observando la vida marina.

Desarrollar la psicomotricidad, la coordinación y la orientación.

No sólo tonificarás tu cuerpo, sino que tendrás la oportunidad de ejercer otras capacidades igual de importantes. El buceo favorece el desarrollo de la psicomotricidad, la orientación y la coordinación, necesarias para desenvolverte en el medio acuático.

Al tratar de equilibrar tu flotabilidad, no solo tomarás mayor consciencia y control corporal sino que tus dos hemisferios cerebrales se pondrán a trabajar para conseguirlo. Esto te hará mejorar la coordinación de tu cuerpo, que te será necesaria para un correcto aleteo y posición hidrodinámicas.

Así mismo, en el medio acuático aprenderás a orientarte mejor, aunque vayas con un guía de buceo. Sabrás usar una brújula y mejorarás tus capacidades de orientación espacial. Capacidades necesarias para poder realizar los recorridos de la inmersión sin perderte, partiendo de un mapa del punto de buceo y las explicaciones del guía.

Hacer deporte sin sufrimiento.

El submarinismo es un deporte placentero y en realidad relajante. Mayoritariamente no tendrás que realizar grandes esfuerzos físicos, a no ser que elijas un destino de buceo específico. Por ejemplo, un lugar con grandes corrientes será ideal para buzos avanzados que busquen emociones fuertes y requerirá tener buenas piernas para aletear. Mientras que en un paseo subacuático en aguas calmas y claras, lo único que harás será disfrutar del paisaje marino.

Ya ves que en el buceo hay para todos los gustos.

Se podría decir que practicando submarinismo estás haciendo ejercicio sin darte cuenta. Son muchas las nuevas experiencias que experimentas bajo el agua. Apenas te das cuenta de los ejercicios anaeróbicos y aeróbicos que tu cuerpo realiza mientras buceas.

El aburrimiento: la clave para practicar un deporte con constancia.

A una persona que no esté acostumbrada a correr, se le hará todo un mundo estar durante 45 minutos haciendo footing. ¿Por qué? Pues, simplemente porque no hay una gran diversión en esta actividad, solo mueves las piernas y poco más. En cambio, una gincana en la que hay diferentes pruebas o ejercicios, se convierte en una actividad mucho más amena. Subir una cuerda, jugar a quién agarra más rápido un pañuelo, saltar unos obstáculos,…  En este caso el esfuerzo se hace mucho más divertido y llevadero.

Si comparamos las dos opciones, te darás cuenta de que uno “sufre” mucho menos haciendo una gincana que footing. Pues te diviertes mucho más con la primera que con la otra. Aunque con las dos hagas deporte y consigas estar en forma. ¿Cuál elegirías?

Ejercicio ameno y divertido.

Con el submarinismo pasa exactamente lo mismo que con la gincana. Sin darte cuenta ya estás ejercitando el cuerpo. Por ejemplo, haces ejercicio moviendo el equipo de buceo, ya sea a la barca o a la furgoneta. Si buceas desde playa tendrás que caminar por la arena hasta llegar al agua con el peso del equipo a cuestas. Este ejercicio se hará llevadero porque estás más excitado ante la inminente inmersión que pendiente del peso que estás acarreando.

Bajo el agua, vas a estar unos 45 minutos buceando, o sea, moviendo las piernas (glúteos, cuádriceps, gemelos, femoral,…). Apenas te vas a enterar, ya que durante toda la inmersión estarás disfrutando mientras observas la vida marina. Y si haces dos inmersiones en un día, duplicas la actividad física.

Al final de la inmersión, dependiendo de tu condición física estarás más o menos cansado, pero sin la sensación de haber hecho un sobreesfuerzo o llegar a la extenuación. Si practicas el submarinismo rutinariamente, estarás haciendo un gran favor a tu salud.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.