Bucear con Dive Life es vivir ….

Bucear con Dive Life es vivir ….

—–para ponerte en contacto con nosotros, sólo tienes que enviarnos un correo electrónico a:

proshop@divelife.mx

———–

Aprender a bucear es una experiencia fascinante. A mi me cambió la vida.

Respiras debajo del agua, ves a los peces libres en su medio natural, experimentas la ingravidez cada vez que vas de vacaciones.

Te has convertido en un activista de los mares, y te encuentras muy a gusto aprendiendo cada vez que buceas.

Ahora eres el buzo de tu grupo de amigos y familiares, y esto es una gran responsabilidad, pero se lleva con gracia y felicidad.

A medida que desarrollas tus habilidades como buzo, también mejoran otras habilidades de tu vida.

Como buzo hay reglas de buceo que también aplicas a tu vida y la mejoran.

Sabemos cómo ir con la corriente, en sentido literal y figurado. La resistencia al agua nos frena. La vida no siempre va de la manera que nosotros queremos que vaya, como las corrientes. Cuando esto sucede sabemos que no debemos luchar contra las fuerzas de la naturaleza, siempre serán más fuertes que nosotros, tenemos que adaptarnos, cambiar y actuar con movimientos suaves pero deliberados para seguir alcanzando nuestros objetivos, pero de manera eficaz. Aprendes a moverte como pez en el agua.

La comunicación es nuestro punto fuerte. Nos comunicamos constantemente con los compañeros de buceo, ya sea por señas o con la linterna.

Siempre estamos confirmando que todo está bien y no hay ningún problema. Sabemos que la comunicación es muy importante en cualquier relación.

Y sabemos que aún es más importante en situaciones en las que la comunicación no es sencilla. Hay que conocer el como se encuentran las personas de nuestro entorno para poder prevenir y anticiparte a las necesidades.

Los buzos somos valientes. Respirar debajo del agua es un acto antinatural para los seres humanos. Después de un entrenamiento adecuado aprendemos a confiar en el equipo de buceo y en el instructor.

Los buzos sabemos que una nueva experiencia que nos daba miedo no es tan mala después de aprender y practicar. Incluso descubres que es una experiencia que te encanta y que quieres repetir.

De esta manera aprendes a enfrentarte a los retos con optimismo. Sabes que la recompensa que va después de un gran reto merece el esfuerzo. Salimos del agua con una gran sonrisa. Y con ganas de volver pronto.

Los buzos priorizamos. ¿Solo tres camisetas para un viaje de 7 días? No hay problema. El transportar el equipo de buceo para garantizar unas experiencias inolvidables es prioritario sobre el aspecto que tengamos en el intervalo de superficie.

Para nosotros la felicidad significa priorizar las experiencias importantes. Hacer recuerdos que durarán toda la vida es más importante que cosas superficiales.

Además tenemos claro que casi siempre llevaremos un traje puesto.

Vamos de vacaciones y además de madrugar nos ponemos traje todos los días.

Como buzo sabemos como hacer las cosas. Todos los buzos sabemos que hay que comenzar la inmersión contra corriente, para volver a favor de la corriente. Atacar la parte complicada del camino al principio nos permite tener tiempo y espacio para relajarnos después.

Aprendemos a centrarnos en lo importante para invertir nuestras energías en conseguirlo. Y además de no invertir fuerzas en cosas triviales, ya que esas fuerzas las podemos necesitar en completar nuestro viaje.

Los buzos nos llevamos bien con los demás. Siempre buceamos en pareja como unidad mínima. Puede ser tu pareja en tierra también, aunque muchas veces será un perfecto desconocido.

Pronto estableces lazos con cualquier nueva pareja de buceo que tengas. A los buzos nos unen las experiencias maravillosas que compartimos, bucear con tortugas, delfines, mantas gigantes, arrecifes, barcos hundidos…

La comunidad de buceo crea un sentido de camaradería. No siempre sera maravilloso, pero no será malo del todo; a veces será excepcional y siempre merecerá la pena. Una experiencia más añadida. Todo el mundo quiere ser parte de una comunidad y los buzos tienen a relacionarse con muchas personas fuera de la familia y el trabajo.

Como buzos sabemos que hay otros mundos, pero están en este. Como buzos hemos estado en muchas partes del planeta que pocas personas han conocido o conocerán.

El 70% del planeta está cubierto porque los océanos y solo buceando podemos ver una parte de estos maravillosos paisajes.

También visitamos trozos de historia atrapada en el tiempo en miles de naufragios, cada uno con su historia trágica. Y las profundidades aún mas recónditas en cavernas inundadas por las aguas.

Si eres buzo como yo, todo esto ya lo sabías. Si aún no lo eres, siempre hay tiempo para aprender.

El Mar estará allí siempre, esperándonos.

A mi, a ti, a todos.

Follow us on Facebookschliessen
oeffnen